16 días sin el principal servicio de transporte público discrecional en la capital de la movilidad compartida. Siempre es difícil crear un escenario en el que se puedan medir impactos reales en el ámbito de la movilidad sin que exista ningún tipo de distorsión. Eso mismo es lo que ha propiciado la huelga de los taxistas: 2 semanas para poner a prueba al resto de servicios.

Un experimento que nos ha servido como punto de partida para reflexionar sobre las carencias, más allá de las económicas, relacionadas con la sostenibilidad y la eficiencia del transporte prestado tanto por taxis como por VTCs. Además para esta entrada hemos contado con la inestimable experiencia del primer taxi eléctrico en España!

¡Bienvenidos a Madrid! Nuestro pequeño gran laboratorio de la movilidad donde conviven 15.645 licencias de taxis, 5.277 licencias VTC, 203 líneas con 1.903 autobuses, 12 líneas de metro, 3 empresas de carsharing eléctricos y 1 de híbrido-enchufable, 5 de motosharing eléctricos, innumerables opciones de patinetes y bicis e infinidad de opciones de alquiler flexible de vehículos, a disposición de una población de 3,2 millones de habitantes (Fuente INE). Cuando hayamos terminado esta entrada seguro que alguna nueva alternativa se ha sumado : ).

Sería muy humano ponernos a debatir sobre quién pueda tener la razón en este choque de trenes entre taxis y VTCs, pero preferimos centrarnos en la sostenibilidad y eficiencia tanto de los servicios tradicionales como de los nuevos y para ello nos hacemos la siguiente pregunta ¿estamos haciendo los deberes para mejorar la calidad del aire que todos respiramos?

Para contestar a esa pregunta primero hemos obtenido los principales indicadores de eficiencia del sector:

 

De los datos presentados nos gustaría destacar que la digitalización del sector del taxi todavía está en proceso (44%) y que tanto en taxis como VTCs existe una elevada presencia de vehículos diésel y ECO (híbridos y gas) en contraposición a los eléctricos.

Precisamente en nuestra opinión hablar de eficiencia es hablar de vehículos eléctricos, pero no sólo en sus emisiones sino en el coste para los conductores. Es cierto que el vehículo eléctrico tiene un precio de compra más elevado (cada vez menor) pero sus motores son mucho más eficientes y el coste de la energía así como de su mantenimiento es más reducido, tanto que realmente los ahorros superan al coste inicial. ¡No, no nos hemos vuelto locos!

Para ilustrarlo tenemos la suerte de poder compartir la experiencia del primer taxista apostando por un vehículo 100% eléctrico en España, Roberto San José Mendiluce, que desde 2011 lleva circulando por Valladolid, habiendo acumulado ya más de 350.000km con su Nissan Leaf con batería de 24kWh (entorno a los 120km de autonomía).

Roberto nos ha confirmado que en esa distancia la única pieza a sustituir de su coche fue el filtro de polen, y que sigue operando con las mismas pastillas y discos de freno que venían de serie. Tanto es así que al comparar el coste inicial (30.000 euros) con los ahorros por mantenimiento y coste de combustible (32.039 euros), si hubiese comprado otro vehículo diésel similar al Volkswagen Touran 2.0 Tdi DSG de 140 CV que tuvo antes, le salen unas cuentas  claramente a favor de su apuesta.

¿Y si traducimos las cuentas de Roberto a distancias más manejables como pueden ser coste en combustible/energía por cada 100 kilómetros? la diferencia ya es bien clara con 70% de ahorros:

 

Pero traducido a toneladas de partículas contaminantes emitidas, ¿es sostenible la flota actualmente existente?

Para responder a dicha pregunta vamos a centrar el tiro en los 12.200 vehículos diésel (Etiquetas B y C),  que representan el 51% de la flota de taxis y el 88% de los VTC. El diésel que tan mal visto está hoy en día, ese que salió para sustituir al gas y que a priori contaminaba menos que la gasolina.

Dejaremos el análisis de los ECO con sus fórmulas híbridas y gas para otra entrada en nuestro blog ya que en la sabiduría popular los solemos considerar menos contaminantes pero realmente emiten otro tipo de partículas que también presentan efectos nocivos significativos para el medio ambiente.

Para el cálculo hemos partido de una población de 12.200 vehículos diésel que recorran una distancia media diaria de 200 kilómetros por turno (un turno para simplificar el cálculo aunque muchos hacen más de un turno). Si tomamos como referencia las emisiones reales para etiquetas B y C publicadas por Ecologistas en Acción, a partir de un informe del organismo The True Initiative con datos recogidos con dispositivos de teledetección remota RSD de Opus RSE, ¡se estarán recorriendo 2 millones y medio de kilómetros y emitiendo 1,7 toneladas de partículas contaminantes al día!

¿Y cómo ponemos esto en perspectiva? Seguimos confundiendo CO2 con NOx y con ello a veces pensamos que un árbol pueda limpiar ambos, pero no, actualmente no existen recursos naturales que permitan procesarlo en grandes cantidades. Lo que sí conocemos es que el NOx u Óxido de nitrógeno son los contaminantes atmosféricos producidos por la combustión de combustibles fósiles, presentes en mayor grado en el gasoil o diésel. Y también conocemos sus efectos, tanto por los continuos mensajes de la OMS alertando sobre sus consecuencias al ser una de las principales causas de daños pulmonares, como la bronquitis, y agravante de enfermedades cardíacas, como por cuestiones más visuales como el smog o más bien conocida como la boina negra que sobrevuela Madrid, o la lluvia ácida.

Recapitulando, el número de kilómetros que realizan las flotas de Taxis y VTC, con más de 20.000 licencias, tienen un impacto significativo en el aire que respiramos por lo que es crucial que implementen medidas de eficiencia tales como:

  • el uso extensivo de las plataformas de reserva las cuales optimizan las reservas y sustituyen en gran parte la tarea de aquellos conductores que circulan en vacío a la espera de un cliente que les pare por la calle.
  • apuesta en firme por el vehículo eléctrico que permita mejorar en costes y en emisiones.

Para terminar, nos gustaría contar con tu opinión sobre el que creemos es el tema clave: ¿Cuál es el principal freno para la penetración del vehículo eléctrico tanto para taxis como VTCs en España?